lunes, 20 de febrero de 2017

Tan veloz como el deseo


Título: Tan veloz como el deseo
Autor: Laura Esquivel
Editorial: Plaza & Janes, 2001
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788401328810
Páginas: 224


Aunque la romántica no es lo mío, me animé a leer este libro porque el archiconocido “Como agua para chocolate” me encantó y, aún con relectura, lo he disfrutado un montón.



Vuelve a traernos de nuevo una novela romántica, con el final de la Revolución Mexicana como trasfondo y, aunque no es protagonista directa, sí está bastante presente durante toda la historia.

Nuestro personaje principal, Júbilo, se encuentra en sus últimos días, con su hija velándole y haciéndole compañía. A su vez, conocemos su historia: el pequeño de doce hermanos, en una familia humilde, con un carácter realmente peculiar. Aprendió a hacer de intérprete entre su abuela y su madre, pues sus orígenes eran distintos, y cuando creció descubrió el Morse, importante medio de comunicación que le tenía fascinado.
Pero también conoció el amor, con sus altibajos, sus barreras y sobretodo la pasión que le caracteriza. Y realmente se tiran la mitad del libro dale que te pego; frases como que “le tocaba el clítoris en clave de Morse” me han dejado loca (no puedo con estas cosas). Llamadme poco romántica.

En sus primeras páginas, lo cierto es que me costó pillarle el punto (cuestión de acostumbrarse a determinadas expresiones o palabras, sin drama vaya), pero a medida que iba avanzando, sí me parecía una historia bonita… que desde luego no es para mí.
En el momento de leer “al lado de su esposo, hasta la caca de los caballos olía a gloria”… ¿En serio? ¿Ha estado cerca de alguna, señora Esquivel? Porque yo sí y le aseguro que, por cegada que esté de enamoramiento, de gloria poco.

En fin, que no me ha cuajado, con lo cortito que es, se me ha hecho tedioso y en un par de ocasiones me costaba avanzar.
Repito que tanto la historia como su trasfondo me parecen bonitos e interesantes, pero no de la forma en que lo ha llevado la autora.


Nota (mental o no): porque un libro de un autor concreto te haya gustado, no tienes por qué comprar todos los demás y arriesgar como las locas. Porque mira.

Y porque soy de las que hace eso.

11 comentarios:

MaraJss dijo...

Jajajajaja, yo también soy de las que hacen ésas cosas... xD
Normalmente me ciego y me llevo chascos así como este. Por cierto, lo de la caca de caballo me ha dejado loca. Creo que nunca me he enamorado tanto. xD
Besos.

La Pelipequirroja del Gato Trotero dijo...

Pues locas somos muchas ¡La de chascos que me he llevado por seguir a un autor! A la tercera novela chunga, aprendí y no compré más...de momento, jajaja.

Un beso.

Samira dijo...

ajajajaja unas veces acertamos y otras no tomando estos riesgos ... yo últimamente arriesgo poco y aún así me llevo algún chafón.

Carla dijo...

Bueno pues se agradece no salir con nada apuntado
Besos

Margari dijo...

Por mucho amor que haya, la caca de caballo apesta... Con este libro lo intenté hace años pero no logré terminarlo.
Besotes!!!

Neftis dijo...

Este libro no me llama la atencion, lo dejo pasar.

Saludos

Marisa G. dijo...

Uis que de tiempo sin saber nada de la autora. Besos

esther makeup dijo...

Me parto con lo de la caca de caballo, jaja.... la verdad es que no conocía la obra pero si que me gustó mucho como agua para chocolate
Un besote

Mel dijo...

jajaja le tocaba el clítoris en clave de Morse xDDDD Me muero, de verdad.
Pues yo conseguí este libro en Reread porque a 2 euros dije "bueno, va" pero no las tenía todas conmigo y ahora menos xD
Creo que ahora aplazaré su lectura bastante...
Un besote

Chicka Lit dijo...

¡Hola! Aun así, me apetece juzgar el libro por mí misma, la forma de escribir de esta autora me encanta, de momento he leído tres libros suyos y no me ha decepcionado. Me lo llevo apuntado. Gracias por la reseña ^^

Pinkiland dijo...

Ains, suele pasar, yo no termino de aprender y sigo comprando libros de ese autor, porque me enamoró con algún libro...
Sobre el que dices, no lo he leído, tampoco me llama la verdad XD
Besossss.